Museum Security Network

El hijo de Berni dice que le pidieron plata por los cuadros robados

Recibió una llamada de Interpol, que considera “un pedido de rescate encubierto”
Por: Fernando García
Con hora 11.08, el e-mail partió de Madrid. “Asunto: Cuadros robados de Berni: Tengo que comunicarme con vos para contarte algunas noticias jugosas de los cuadro robados. José Antonio”. Desde su casa en España, entonces, José Antonio, uno de los herederos de la obra de Antonio Berni habló para contar una peripecia que podría resumirse así: “La realidad hoy es que los cuadros están pero hay que pagar para verlos”.

Berni sostiene que con fecha 24 de noviembre recibió en Madrid una llamada de la sección de Interpol-Buenos Aires. Si bien las 15 obras robadas el año pasado se publicaron en la página web de la división para denunciar su desaparición, Interpol no había participado en la investigación por decisión de la fiscal Claudia Gambotto. A través de esa llamada, explica Berni, “me transmitieron un pedido de dinero contra los cuadros de parte de gente que serían informadores. El sistema es así: uno firma un acuerdo por el cual el informador da una información a cambio de dinero. Para mí es un pedido de rescate encubierto. Los cuadros están pero hay que pagar para que aparezcan porque si no, como me dijeron, se pierden por un tiempo largo y no aparecen más”.

El subcomisario Marcelo El Haibe, jefe de la sección de Patrimonio cultural de la Policía Federal, reconoció haber llamado a Berni a Madrid. Su versión indica que a fines de setiembre recibió un llamado anónimo desde un locutorio. “Recibimos otros llamados antes sobre los Berni pero éste me pareció más serio”, asegura. Este anónimo se habría presentado como el abogado de un cliente al que le habían ofrecido los cuadros. Según El Haibe, el abogado explicó que el cliente hablaría en caso de que Berni ofreciera una “recompensa”. El anónimo, según su versión, se habría comprometido a volver a comunicarse. “Lo llamé a Berni para avisarle de esta situación y preguntarle si estaba dispuesto a ofrecer una recompensa, algo que está previsto en el Código Civil”.

Vuelve Berni. “Esto es alucinante: el primer llamado que tengo de la policía después de un año es para pedir dinero”. El Haibe dice que el “informante” no volvió a comunicarse. Berni tiene una versión muy distinta. “Después del primer llamado volví a comunicarme con Interpol. Esto pudo haber sido el 26 o 27 de noviembre. Me explicaron que este abogado les dio fotos de los cuadros, que las tenían ahí. Yo esta versión se la mandé grabada a la fiscal. Lo que dice ahora no es lo mismo que me dijo a mí”.

Lo que dice “ahora” El Haibe es que “si la negociación avanzaba se le iban a pedir elementos suficientes al informante para considerar que esa persona tenía las obras. Una manera era que aportaran fotos del reverso de las obras”.

Según Berni, el abogado que llamó a Interpol hasta tuvo contactos con los aseguradores de Ascoli & Weil. “Hubo un contacto fluido, así consta en la versión que mandé a la fiscalía. Cuando a mí me llaman de Interpol me hablan de esta persona como alguien culto y de dinero que no iba a vender la información por poco dinero”.

En Interpol dicen que fue una suposición porque esos cuadros no se los ofrecerían a cualquier cliente …

Si ahora se transformó en suposición es otra cosa … un policía no puede comunicarse con un damnificado para decirle “pague”.

Interpol de nuevo. “A veces ofrecer una recompensa de un 5 o 10% puede ayudar. La gente que los mandó a robar quiere algo de plata porque está visto que no los pueden vender”. ¿La grabación que Berni presentó ayer a Gambotto es una denuncia? “No, yo simplemente quise ponerla al tanto. Argentina va camino a transformarse en una Somalía del arte”.

¿Y usted cree que Interpol está en esto?

Yo no creo nada. La realidad es que hoy los cuadros están pero hay que pagar para verlos.

http://www.clarin.com/diario/2009/12/15/sociedad/s-02101254.htm

Leave a Reply

%d bloggers like this: